• Shoppolar México

HACER EJERCICIO Y COMER BIEN PARA MEJORAR TU FELICIDAD, DICE UN NUEVO ESTUDIO.



Durante mucho tiempo nos han dicho que si hacemos ejercicio y comemos bien nuestra salud mejorará. Una estrategia simple, pero algo que muchos de nosotros luchamos por mantener en todo momento.


Sin embargo, un nuevo estudio ha descubierto que hacer ejercicio y comer frutas y verduras con regularidad, también mejora nuestra sensación general de bienestar, vinculando la "relación entre el estilo de vida y la satisfacción con la vida".


Realizado por investigadores de la Universidad de Kent y la Universidad de Reading y publicado en el Journal of Happiness Studies, este estudio se propuso usar dos métricas simples de estilo de vida (consumir frutas y verduras más participar en deportes o ejercicio físico) para ver si había alguna diferencia en el bienestar en función de factores como la edad, la educación, la región, los ingresos o el género.


¿Los resultados? Si bien hubo alguna variación dentro de cada categoría en cuanto a cuán positivo fue el impacto, fue significativamente positivo en general, lo que significa que todos pueden esperar mejorar su felicidad si hacen ejercicio y comen bien.



¿POR QUÉ CREAR ESTE ESTUDIO?


Desde los lunes sin carne y veganos, hasta los esquemas de Caminar y ir en bicicleta al trabajo, ha habido un gran impulso en la última década hacia opciones de estilo de vida que no solo nos benefician individualmente sino también al medio ambiente.


Sin embargo, al cambiar nuestro estilo de vida y hacer las cosas que nos dicen que 'nos harán bien', ¿nos sentimos más felices como resultado?


El equipo de investigación analizó datos de un estudio longitudinal, Understanding Society, que involucró a 14.159 personas (5926 hombres y 8233 mujeres) de 40.000 hogares del Reino Unido. Les interesaba ver si las personas que "invertían" en su salud comiendo frutas y verduras y haciendo ejercicio también reportaban niveles positivos de satisfacción con la vida.


Un aspecto interesante de este estudio fue la correlación entre el autocontrol y la satisfacción con la vida. Las personas que vieron el beneficio de 'pagar' por su futuro comiendo bien y haciendo ejercicio, se sintieron mejor con sus vidas que aquellos que hicieron lo que sea que les hiciera sentir bien a corto plazo (pero no necesariamente tan saludables). Entonces, este estudio se centró en los beneficios de la gratificación retrasada.


¿GRATIFICACIÓN RETRASADA? SISTEMAS AFECTIVOS FRENTE A DELIBERATIVOS.


Este estudio analizó investigaciones anteriores sobre el "modelo de decisión dual" del cerebro, que involucra dos partes separadas del cerebro: el sistema "afectivo" y el sistema "deliberativo".


El sistema afectivo de nuestro cerebro recibe información sensorial, lo que hace que tengamos reacciones emocionales como ira o felicidad. También es el área que se relaciona con el 'consumo instintivo' debido a estas emociones, como la comodidad al comer.



Nuestro sistema deliberativo es la parte de nuestro cerebro que maneja el pensamiento abstracto, la planificación y otros procesos cognitivos superiores. Es el área que nos ayuda a comprender las consecuencias a largo plazo de nuestras acciones y ser un poco más progresistas.


Cuando se trata de nutrición, no es de extrañar que nuestro sistema afectivo ame el tipo de alimentos que nos brindan una gratificación instantánea. Una dieta rica en grasas, azúcar, carbohidratos y carne nos da placer a corto plazo, pero no siempre es buena para nosotros a largo plazo.


Alternativamente, nuestro sistema deliberativo puede reconocer los beneficios si hacemos ejercicio y comemos bien.


Entendamos que al retrasar la gratificación, terminamos mejorando nuestra salud y felicidad a largo plazo.



LA NEUROCIENCIA DE RESOLUCIÓN DE AÑO NUEVO


Una parte muy identificable de este estudio fue cómo estas dos partes diferentes de nuestro cerebro luchan con situaciones como hacer resoluciones de Año Nuevo. Nuestro sistema deliberativo esencialmente establece metas con buenas intenciones, pero nuestro sistema afectivo no ve el sentido de cumplirlas.


Por lo tanto, nuestras resoluciones dependen de nuestra capacidad para retrasar la gratificación y centrarnos en los beneficios a largo plazo en lugar de ceder a 'tentaciones' más inmediatas.


Quizás una de las formas en que podemos ayudarnos a nosotros mismos a corto plazo, es centrándonos en cómo hacer que la alimentación saludable y el ejercicio sean un hábito para cosechar las recompensas más adelante.



Conoce con exactitud la cantidad de calorías consumidas en función de tu peso, altura, edad, sexo, frecuencia cardíaca máxima individual (FCmáx) y de la intensidad de tu entrenamiento.


¡MÁS ALLÁ DE LAS CALORÍAS!


Observa cómo tu cuerpo utiliza distintas fuentes de energía durante una sesión de entrenamiento.


Polar Unite divide tu uso de energía en carbohidratos, proteínas y grasas.


Descubre más funciones aquí. ⬇



Con todo, esta investigación muestra en qué medida nuestra capacidad para ejercer el autocontrol puede mejorar nuestra felicidad y aumentar la sensación general de bienestar, que es otro incentivo más para hacer ejercicio y comer bien.


Después de todo, ¿quién no querría sentirse un poco más feliz?



Si te ha gustado esta publicación, no olvides de compartirla para que otros también puedan encontrarla.


Hagas lo que hagas, hazlo con el 💗 #Polar

Facebook Twitter Instagram



81 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo