top of page
  • Foto del escritorShoppolar México

¿POR QUÉ CONTROLAR LA TEMPERATURA CORPORAL MIENTRAS HACEMOS EJERCICIO?


Te atas las zapatillas y estás listo para conquistar tu entrenamiento. Pero cuando sales, te golpea una ola de calor. De repente, ese brillo post-entrenamiento que anhelas parece estar a kilómetros de distancia. Uno se pregunta si entrenar es una buena idea en estas condiciones. ¿Es seguro? ¿Y exactamente cómo afecta el ejercicio a la temperatura corporal?


Bueno, ¿sabías que tienes un termostato interno en la parte del cerebro llamada hipotálamo? Eso es lo que ayuda al cuerpo a mantener un rango de temperatura específico, generalmente alrededor de 37°C (98,6°F). Cuando haces ejercicio, tus músculos queman energía, generando más calor. Piense en ello como si el motor de su cuerpo se sobrecalentara. Y cuando haces ejercicio en condiciones más cálidas, estás creando un verdadero desafío para tu termostato interno.


Pero, ¿Qué tan caliente es demasiado cuando se trata de hacer ejercicio? La temperatura ideal para hacer ejercicio realmente depende de ti y de la actividad. Las temperaturas más frías son generalmente más cómodas y permiten que el cuerpo regule el calor de manera más eficiente. Sin embargo, cada persona tiene una tolerancia diferente al calor, así que escuche a su cuerpo.


Como verá en las siguientes secciones, profundizaremos en la ciencia de mantenerse fresco durante el ejercicio. Exploraremos cómo vestirse para tener éxito, por qué la hidratación es fundamental y cómo escuchar las señales de su cuerpo para garantizar que sus entrenamientos sean seguros y agradables y lo dejen sintiéndose lleno de energía y sin sobrecalentamiento. Entonces, toma tu botella de agua, ponte ropa transpirable y preparémonos para combatir el calor y conquistar tu próximo entrenamiento.



A veces, tu cuerpo puede tener dificultades para mantener el ritmo del calor que estás generando, especialmente si sales a correr en un día caluroso o haces un entrenamiento súper intenso. Ahí es cuando el sobrecalentamiento se convierte en una preocupación.


Entonces, ¿cómo afecta el ejercicio a la temperatura corporal? Cuando haces ejercicio, tu motor trabaja duro, quema combustible y genera calor. Por lo general, sudas para refrescarte, liberando el exceso de calor a través de tu piel. Pero si lo presionas demasiado, especialmente en ambientes calurosos, tu termostato interno puede verse abrumado.


Entonces, ¿qué sucede cuando las cosas se calientan demasiado durante el ejercicio? El sobrecalentamiento puede provocar una variedad de problemas, desde los molestos hasta los francamente peligrosos.

En el lado más leve, es posible que experimentes calambres musculares, esos dolores agudos que pueden hacerte querer detenerte a mitad de carrera. También puede sentirse sonrojado, mareado o tener dolor de cabeza, como si alguien hubiera puesto el horno interno de su cuerpo demasiado alto.


Si las cosas avanzan más, podría sufrir agotamiento por calor. Esta condición es como si tu cuerpo lanzara una bandera roja y dijera: "¡Oye, más despacio y refréscate!". Los síntomas pueden incluir náuseas, vómitos y fatiga extrema. Es desagradable, pero normalmente te recuperarás rápidamente con algo de descanso, líquidos y tal vez una ducha fría.


La gran preocupación es el golpe de calor. En esta emergencia médica, su cuerpo pierde su capacidad de regular la temperatura. Las cosas se ponen serias aquí. Es posible que experimente fiebre, confusión, dificultad para hablar e incluso convulsiones. Si sospecha de un golpe de calor, llame a los servicios de emergencia de inmediato; requiere atención médica inmediata.


La buena noticia es que el sobrecalentamiento durante el ejercicio se puede prevenir en gran medida. Puede hacer que su entrenamiento sea placentero y seguro si controla la temperatura de su entrenamiento, escucha a su cuerpo y toma algunas precauciones.


EFECTOS DE LA TEMPERATURA CORPORAL SOBRE LA FRECUENCIA CARDÍACA.


Como se mencionó anteriormente, su cuerpo funciona como un termostato inteligente, tratando constantemente de mantener una temperatura interna relajada y cómoda. Entonces, ¿cómo afecta el calor (o el frío) a tu ritmo cardíaco y cómo puede ser una pista útil para un entrenamiento seguro?


HACER EJERCICIO CUANDO HACE CALOR.


Cuando haces ejercicio o hace calor, tu termostato se activa. Una forma de mantenerte fresco es enviando más flujo sanguíneo hacia tu piel. Este cambio ayuda a liberar calor a través del sudor, un proceso que te mantiene fresco. Sí, toda esa transpiración está diseñada para ayudarte a refrescarte.


Pero aquí está la cuestión: más sangre fluyendo significa que el corazón tiene que bombear un poco más fuerte para mantener el movimiento. Es por eso que su frecuencia cardíaca aumenta naturalmente durante el ejercicio o en climas cálidos. Es como si la lista de reproducción interna de tu cuerpo se volviera un poco más rápida para mantenerse al día con el calor.


Ahora bien, este ritmo cardíaco más rápido no suele ser motivo de preocupación. Pero, si nota que su corazón late mucho más de lo habitual, especialmente cuando no se está esforzando demasiado, puede ser una señal de advertencia temprana de sobrecalentamiento. Por lo tanto, preste atención a su ritmo cardíaco en el calor; puede ser una pista útil para mantener sus entrenamientos seguros y agradables.



MANTENER LA CALMA EN CONDICIONES FRESCAS.


Por otro lado, las temperaturas más frías tienen el efecto contrario. Cuando hace frío, tu cuerpo entra en modo de ahorro de calor. Los vasos sanguíneos se contraen, dirigiendo más flujo sanguíneo al núcleo para calentar los órganos vitales. Este cambio significa que su corazón no tiene que trabajar tan duro para hacer circular la sangre, por lo que su frecuencia cardíaca naturalmente disminuye. Por lo tanto, las temperaturas heladas son como tu lista de reproducción interna: toman un ritmo relajado para conservar energía.


Si bien una frecuencia cardíaca más lenta en un clima frío es una buena señal, hay un giro interesante. Las investigaciones sugieren que la capacidad de resistencia también puede disminuir en condiciones de frío. Estudios, como este reciente de la Universidad de Brock que involucra a ciclistas, encontraron que las temperaturas frías pueden dificultar mantener el máximo rendimiento durante períodos prolongados.


ESCUCHE LO QUE DICE SU FRECUENCIA CARDÍACA.


Entonces, ¿la comida para llevar? Su frecuencia cardíaca ofrece pistas valiosas sobre cómo su cuerpo maneja las temperaturas extremas. En climas cálidos, un ritmo cardíaco más rápido puede ser una advertencia temprana de sobrecalentamiento, mientras que un ritmo más lento en el frío puede indicar que su cuerpo está priorizando el calor sobre el rendimiento máximo. Al comprender estas señales, podrá ajustar la intensidad de su entrenamiento en consecuencia, garantizando una experiencia segura y agradable, sin importar el clima.


TEMPERATURA CORPORAL VERSUS TEMPERATURA DE LA PIEL.


¿Alguna vez has experimentado dedos de manos y pies helados a pesar de estar sudando después de correr? Esto se debe a que, a diferencia de un horno con un único indicador de temperatura, el cuerpo tiene dos zonas de temperatura clave: el núcleo y la piel. Comprender la diferencia entre estas zonas es crucial, especialmente cuando se trata de ejercicio y sobrecalentamiento.


TEMPERATURA CENTRAL: SU TERMOSTATO INTERIOR.


Imagine su temperatura central como el centro de control del motor del cuerpo. Esta temperatura interna vital (como mencionamos, generalmente alrededor de 98,6 °F (37 °C)) debe permanecer notablemente estable para el funcionamiento óptimo de los órganos y la salud general. Su cuerpo trabaja incansablemente para mantener esta temperatura central, empleando mecanismos complejos como sudoración y escalofríos.


TEMPERATURA DE LA PIEL: SU PRIMERA LÍNEA DE DEFENSA.


La temperatura de la piel , en cambio, es mucho más dinámica. Actúa como la primera línea de defensa del cuerpo contra los cambios de temperatura externos. A diferencia del núcleo, la temperatura de la piel puede fluctuar significativamente, desde más fría en las extremidades hasta más cálida en los músculos activos. Factores como el entorno, la ropa y el nivel de actividad influyen mucho en ello.


CÓMO LA TEMPERATURA DE LA PIEL AFECTA LA TEMPERATURA CENTRAL.


Aquí es donde las cosas se ponen interesantes. La temperatura de la piel juega un papel crucial en la regulación de la temperatura central. Los vasos sanguíneos cerca de la superficie de la piel se dilatan cuando hacemos ejercicio o estamos en un ambiente caluroso. Esta respuesta aumenta el flujo sanguíneo a la piel, permitiendo que el calor escape a través de la sudoración. Por el contrario, los vasos sanguíneos se contraen en ambientes fríos, desviando el flujo sanguíneo lejos de la superficie de la piel y minimizando la pérdida de calor.


POR QUÉ ES IMPORTANTE LA DIFERENCIA.


Si bien la temperatura de la piel puede ser un indicador útil si no se encuentra bien, no es lo mismo que medir la temperatura central. Por ejemplo, durante el ejercicio, la temperatura de la piel puede sentirse fría debido al aumento del flujo sanguíneo, aunque la temperatura central esté aumentando. Es por eso que controlar su frecuencia cardíaca puede ser una señal temprana más precisa de sobrecalentamiento.




MANTENERSE FRESCO: LA CLAVE PARA UN EJERCICIO SEGURO Y AGRADABLE.


Si comprende cómo el ejercicio afecta la temperatura corporal y sigue estos consejos, podrá transformar sus entrenamientos de una posible batalla contra el calor a una experiencia segura y agradable. Desde reducir la intensidad hasta utilizar estratégicamente elementos refrescantes, usted tiene el poder de mantener su cuerpo feliz y funcionando de manera óptima.


Entonces, la próxima vez que salgas a hacer ejercicio, recuerda:

  • Mantente hidratado.

  • Vistete inteligentemente.

  • Escuche las señales de su cuerpo.

  • No tengas miedo de ajustar tu rutina según el entorno.


Si sigue estos sencillos pasos, podrá asegurarse de que sus entrenamientos sean seguros y agradables, dejándolo sintiéndose lleno de energía, no sobrecalentado. Después de todo, el ejercicio debe ser una celebración de las capacidades de tu cuerpo, no una batalla contra los elementos. ¡Así que mantente fresco, diviértete y sigue moviéndote!

81 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page