• Shoppolar México

CORRE BIEN: LA BASE ESTÁ EN LA FORMA ADECUADA DE CORRER

Todo el mundo puede correr, pero la forma adecuada de correr requiere un poco de práctica y no es algo que se produzca de la noche a la mañana. Aprender temprano los conceptos básicos de una buena forma de correr es esencial para aliviar el impacto que recibe tu cuerpo.


Cada vez que aterrizas, tu cuerpo absorbe el impacto de tu peso, o aproximadamente tres veces tu peso corporal para ser precisos. Con una técnica deficiente, el impacto puede ser aún mayor lo que puede hacer que correr sea bastante estresante para las articulaciones y los ligamentos.


Aprender la forma de correr adecuada cuando comienzas a correr ayuda a prevenir lesiones por uso excesivo, así como a mejorar la eficiencia de tu carrera lo que hace que correr sea más fácil y te ayuda a correr por más tiempo.



POR QUÉ ES IMPORTANTE LA FORMA DE CORRER ADECUADA


Una forma adecuada te ayudará a correr de manera más eficiente. Con una buena técnica de carrera, conservarás energía, correrás distancias más largas y rápidas, con menos esfuerzo. Además evitarás lesiones.


Una buena postura para correr comienza parándose derecho y tirando suavemente de los hombros hacia atrás; piensa en “alto y orgulloso”.


En lugar de mirar hacia abajo a tus pies, mantén la mirada hacia adelante.


¿Quieres aprender más sobre la técnica de carrera? Mira el siguiente video:




LA BASE DE UNA FORMA DE CORRER ADECUADA


Correr bien no es tan técnico y no necesitas preocuparte por los detalles, siempre y cuando tenga las cosas principales claras.

Para desarrollar una forma de correr adecuada, las dos partes importantes son la postura y la pisada.

Comienza por permitir que tus hombros se relajen y tus brazos, doblados por los codos, se balanceen a los costados.

Evita apretar los puños y mantén los dedos suaves.



CONSIDERA TU PISADA


La otra cosa importante a considerar al correr es la pisada: cómo aterriza el pie en el suelo. Hay diferentes escuelas de pensamiento cuando se trata de pisar. Algunos votan por el talón, otros por el mediopié y otros por el antepié. Independientemente del golpe que elijas, tu pie debe tocar el suelo justo debajo del cuerpo, en el centro de la masa del mismo con el peso equilibrado en caderas, rodillas y tobillos.


Lo anterior disminuye el riesgo de lesiones y también hace que tu carrera sea más eficiente.


Un problema muy común entre los corredores, es aterrizar el pie frente al centro de masa, como pisar los frenos mientras coloca el talón frente a su cuerpo. Esto no solo te hace propenso a lesionarte, sino que también te frena cada vez que aterrizas lo que hace que utilices más energía para seguir avanzando.



LA IMPORTANCIA DE LA CADENCIA


Otra cosa a la que debes prestar atención es tu cadencia de carrera : la cantidad de pasos que das por minuto. Tu cadencia es el ritmo de tu carrera y debes tratar de mantener una cadencia constante, como un metrónomo. Cuando corras cuesta arriba o cuesta abajo, o cuando comiences a sentirte fatigado, cambia la longitud de tu zancada, no tu cadencia.





Tu reloj de carrera cuenta cada paso que das, por lo que puedes comprobar tu tasa de cadencia al final de la carrera: 180 pasos por minuto es el estándar de oro, pero lo que importa más que cualquier cifra es que mantengas la cadencia constante.


Una cosa más para recordar: a medida que te cansas, no es solo tu paso el que tiende a cambiar, sino también tu postura. Tus hombros comienzan a redondearse hacia adelante y tus caderas caen.


Tu mentón baja y pasas más tiempo mirando hacia abajo que hacia adelante y alrededor. Ahí es cuando debes recuerdarte: "alto y orgulloso".




Si te ha gustado esta publicación, no olvides de compartirla para que otros también puedan encontrarla.


¡Corre con Polar, Corre con Corazón 💗


Facebook

Twitter

Instagram



180 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo